Breaking

“Hace 36 años me inicié como abogado”

Por La Justicia / Slider / mayo 26, 2015

En 1972 ganó el Bachillerato, en el Colegio Nocturno de Cartago. La ilusión lo embargó cuando vio su nombre en las listas de quienes habían sido aceptados en la Universidad de Costa Rica.

Recuerda con especial cariño el legado de profesores de Humanidades como Isaac Felipe Azofeifa, Nury Raventós, Rosita Giberstein, Rómulo Valerio, Numa Estrada, Constantino Láscaris y Guillermo Malavassi.

Con profunda emoción habla de doña Elizabeth Odio Benito, Francisco Chacón Bravo, Hugo Porter y Enrique Castillo, maestros de sus primeros años en la carrera de Derecho, en el año 73, a sus 17 años.

En el año 83, iba a egresar del primer posgrado en Derecho Penal del país, bajo la tutela de don Francisco Castillo.

Juan Diego Castro le echa un vistazo atrás a sus 36 años de ejercer la abogacía, iniciando por las horas felices y amargas que todo estudiante pasa, en los pasillos y en las aulas de la academia.
Cuenta cómo hizo sus primeras armas en el ejercicio del Derecho, en Cartago, y llegó a la capital, como especialista en Ciencias Penales, donde se convirtió en profesor en la Universidad Escuela Libre de Derecho, ahí pasó dieciocho años y llegó a ser catedrático.

Además de la pasión por la justicia y el Derecho Penal, también se interesó en la informática. Se define como adicto a la tecnología, ya, en 1984, tenía una computadora Comodor 64 para hacer escritos e iniciar su primer libro: Juristas y computadoras.

Desde hace quince años, es el director de Júrisis, grupo legal dedicado al Derecho Penal Económico y el Derecho Penal de las Víctimas. Júrisis mantiene altos niveles éticos y técnicos: no se atiende corruptos, ni crimen organizado, ni asesinos, ni violadores, ni agresores de ningún tipo y se critica con severidad y respeto al sistema de justicia con propuestas de reformas a las leyes.
Para escuchar el repaso de voz de Juan Diego Castro compartimos el programa completo, donde, también, se contó con la participación la década de Derecho de la Universidad De La Salle, Lorena González Pinto y las estudiantes Monica Espinoza y Gloriana Rodriguez quienes participaron con excelente suceso en la Competencia Internacional Jessup, que se celebró en Washington D.C.











Previous Post

“Todo es un montaje”

Next Post

La paradoja del poder judicial: es más caro y más ineficiente




More Story

“Todo es un montaje”

Juan Diego Castro, abogado defensor de dos de los jueces del Tribunal Penal de Desamparados: Francini Quesada y Andrés Mora,...

May 26, 2015